Casa Guindi

En un terreno planto que termina en el borde del cañón de un río, con las verdes montañas tropicales de los Andes colombianos como telón de fondo, se levanta esta casa de vacaciones descrita por Alberto Burckhardt como “una pequeña escultura sobre una plataforma en el borde de la loma”.

Un sistema de circulaciones horizontales y verticales -corredores sombreados, puentes, escaleras exteriores y terrazas – entrelaza los tres volúmenes ocupados por los servicios, las alcobas y la zona social de una manera funcional y a la vez, escénica.

Un juego de vanos asimétricos enmarca la zona social y destacan el interior, decorado por la dueña de casa en colaboración con Carlos Cubillos. El sencillo amoldamiento en mampostería pintada de blanco, contrasta con los cojines color azul que le confieren un toque náutico al espacio, La cocina se abre sobre el comedor, mientras que la sala está determinada por un sofá de mampostería en “L”. Una gran mesa de centro con tapa de vidrio azul hace juego con la superficie de la piscina de borde infinito y piso de pizarra gris. Igualmente sobrias, las alcobas fueron amobladas con camas de mampostería para facilitar su mantenimiento. La naturaleza ocupa un lugar protagónico en la casa, por esta razón las duchas de los baños al aire libre están rodeadas por bambúes.

Año: 2006

 

English version